Los ejercicios terapéuticos. De la comprobación a la evidencia

“El ejercicio puede definirse como la prescripción de un programa de actividad física que implica para el paciente la contracción voluntaria muscular y / o el movimiento del cuerpo con el fin de mejorar los síntomas, la función, o bien mantener o lentificar el deterioro de la salud” (2).

La prescripción de ejercicio, como estrategia para tratar los trastornos del movimiento, es una habilidad básica del fisioterapeuta que unifica tres dimensiones de la práctica profesional: el tratamiento del trastorno del movimiento, el conocimiento de la pauta-dosis del ejercicio, y el razonamiento clínico. Con esta habilidad profesional se garantiza que los ejercicios prescritos sean los más adecuados para el paciente.

El fisioterapeuta, en la práctica profesional diaria, constata el beneficio y efectividad que supone el uso de ejercicios para una correcta recuperación y rehabilitación de los pacientes. Pero esta constatación no es suficiente para poder afirmar su efectividad. Es necesario remitirse a la evidencia científica. Dos artículos de revisión publicados en el 2005 y el 2007 respectivamente, en la Australian Journal of Physiotherapy, aportan información al respecto.

Ambas revisiones sistemáticas, a pesar de tener como objetivo común la evaluación de los efectos del tratamiento con ejercicios, y las bases de datos consultadas casi coincidentes, el diseño en cada caso es diferente:

  •  En la revisión de Smidt et al., la búsqueda se limitó hasta el 2002, y los criterios de inclusión fueron (1):
    • Ser texto completo basado en un protocolo reproducible.
    • La tipología de las bases de datos.
    • No ser revisiones de comparativa de tratamientos.
    • Ser estudios centrados en trastornos concretos (osteomusculares, del sistema nervioso, de los órganos de los sentidos, sistema respiratorio y sistema cardiovascular).
    • Obtener una puntuación de calidad como mínimo de 60 puntos.
  •  En la revisión de Taylor et al. la búsqueda se limitó entre el 2002 y el 2005, y los criterios de inclusión fueron (2):Las características de los participantes en los estudios.
    • El tipo de ejercicio terapéutico.
    • No ser estudios comparativos con otras terapéuticas.
    • La percepción de los resultados por parte de los participantes (positivos o negativos).
    • Ser investigaciones con protocolos reproducibles, publicadas en revistas de revisión en ingles, con revisión de expertos y con conclusiones presentadas a parte del diagnóstico de expertos.
    • Que la puntuación de calidad fuera: buena entre 80-100 puntos y razonable entre 60-79 puntos

Ambas revisiones seleccionaron un número de artículos similar para la fase de revisión de expertos y extracción de conclusiones (45 en el primer caso y 38 en el segundo). Sin embargo, Smidt et al. reconocen limitaciones en la investigación: la metodología empleada, la arbitrariedad en el corte de puntuación de calidad o que las conclusiones no se basaran en diferencias clínicamente relevantes.

Respecto a las conclusiones, Smidt et al. aportan pruebas de la eficacia del tratamiento con ejercicios para una amplia gama de trastornos, mientras que Taylor et al. evidencian la eficacia del ejercicio terapéutico, también en una ámplia gama de transtornos.

Está claro que la revisión de Taylor et al. toma como punto de partida el estudio de Smidt et al. para desarrollar un diseño de investigación más exhaustivo y riguroso. Se trata de un proceder frecuente y positivo para el avance de la investigación científica. Es así como se hace posible pasar de la comprobación a la evidencia, de la eficacia de los ejercicios terapéuticos.

Después de seis años sería positivo animar a los profesionales, y en especial a los de nuestro territorio, a realizar una revisión actualizada sobre éste tema.

Ruth Galtés Fuentes
Profesora Estudios de Fisioterapia EUCS Manresa

Referencias

 (1) Smidt N, de Vet H, Bouter LM, Dekker J. Effectiveness of exercise therapy: A best-evidence summary of systematic reviews. Australian Journal of Physiotherapy 2005;51(2):71-85.

(2) Taylor NF, Dodd KJ, Shields N, Bruder A. Therapeutic exercise in physiotherapy practice is beneficial: a summary of systematic reviews 2002–2005. Australian Journal of Physiotherapy 2007;53(1):7-16.

One Reply to “Los ejercicios terapéuticos. De la comprobación a la evidencia”

  1. Molt bon article Ruth : Ja veig que el concepte de ” exercici terapeutic” continua …tot i que la Fisioterapia no deixa d’evolucionar , però la correcta indicació i instrucció per part del Fisiterapeuta dels exercicis es capdal pel pacient amb la participació activa i amb motivació. En els Serv, de Rehabilitació de Hospitals com Creu Roja de l’Hospitalet finals dels 80 tot i la massificació de pacients degut a la pressió assistencial era un bona pauta de tractament.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.