¿Nos ha cambiado algo la pandemia de la CoViD-19?

En el mes de noviembre se cumplirá un año del inicio de la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2, también conocido por CoViD-19. Debe ser una de las pocas cosas a las que en su aniversario no nos apetece cantarle un cumpleaños feliz ni hacerle un pastel con velas. Son aquel tipo de circunstancias que todos queremos olvidar y a su vez recordar. Recordar lo que se hizo, lo que hicieron y como se hizo; olvidar, principalmente todas las vidas que se han perdido. ¿Pero, nos ha cambiado algo la pandemia?

Está claro que sí. Nos ha cambiado desde el punto de vista socioeconómico: como relacionarnos con familia, amigos y entorno, el trabajo, el consumo, etc., de una forma positiva y en otros aspectos más negativa, pero a pesar de todos estos cambios,  se podría destacar algo muy olvidado por nuestros gobernantes: la salud y la educación. Con la pandemia, se ha evidenciado la baja inversión y mantenimiento realizado en los últimos años en estos dos sectores, pero, y a pesar de ello, han sido capaces de adaptarse a una nueva situación de una forma rápida y eficaz; pasando de un modelo 100% presencial a un modelo a distancia o mixto. Estos nuevos modelos NO son perfectos, pero es una oportunidad para que la no presencialidad pueda proporcionar una enseñanza y salud de calidad.

Meses atrás, las visitas virtuales, la teleasistencia o la telesalud era el gran desconocido por la ciudadanía, por las administraciones y por los servicios de salud. Un tipo de servicio asistencial que tiene más de 10 años de trayectoria, pero que, en nuestro país, era prácticamente desconocido o muy poco utilizado. Se pensaba que el modelo único para proporcionar buena “calidad” asistencial, era el presencial, y que los cuidados a distancia despersonalizaban la salud y menguaban dicha calidad. La pandemia nos ha hecho abrir los ojos y ha puesto en relevancia y en evidencia que lo importante para dar esa “calidad” asistencial no está siempre directamente relacionado con una presencialidad física, sino con otros aspectos como la interrelación ciudadano-sistema, el uso de la tecnología o la gestión del cambio, entre otros.

A partir de ahora, el modelo a distancia se ve y se verá de otra forma. Nos ayudará a acercar la educación y la salud cuando la distancia física no lo permita, nos ayudará a crear un modelo nuevo, que, si lo gestionamos bien e invertimos en ello, será de gran ayuda para llegar a más personas, más rápido y posiblemente con menos gasto ¡Aprovechémoslo!

Daniel García Gutiérrez, profesor del Grado en Enfermería de la Facultad de Ciencias de la Salud de UManresa

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.