LA ACUPUNTURA: UN TRATAMIENTO EFICAZ

La acupuntura es un método terapéutico que forma parte de la Medicina Tradicional Oriental . Esta medicina,  con más de 2500 años de antigüedad  se conoce en occidente gracias  principalmente a Soulié de Morant, cónsul  francés en Pekín, que después de estudiarla en profundidad y practicarla en China , la introduce a su vuelta a Francia hacia  mitad del siglo XX.  Es a  partir de los años 50 cuando  empieza a practicarse en Cataluña de forma aislada, por algunas  personas que se interesan por esta forma de curar tan peculiar. Es tanto el interés que despierta está práctica milenaria y en ocasiones de tan espectaculares  resultados que su progresión es muy rápida en estos sesenta años de vida que lleva con nosotros. En  este periodo la acupuntura ha  ido adaptándose a las  circunstancias de su entorno, culturales, de tipo de vida, de alimentación, incluso ha tenido que hacer un esfuerzo para superar el  miedo escénico a las agujas, con lo cual se han modificado toda una serie de estrategias en cuanto a la forma y manera de utilizarla.
      En este corto periodo de tiempo numerosos trabajos  realizados  con criterios y herramientas  según el modelo científico  han ido  aclarando desde nuestra óptica,  cuales son algunos de los mecanismos de acción de la acupuntura. Uno de los aspectos mejor estudiados en este sentido son  los referidos al dolor. Se sabe cual es el mecanismo de acción de la acupuntura en la neuromodulación del dolor. Los puntos de acupuntura además de definirse como  concentraciones de energía son verdaderas ventanas neurológicas muy ricas en terminaciones nerviosas cutáneas, en uniones neuromusculares y en paquetes vasculares y por tanto son lugares precisos y especiales que poseen las condiciones indispensables para que se pueda desarrollar a partir de ellos la modulación sobre la información dolorosa. Welzack y Wall describí- rieron en 1965  la teoría llamada del Gate Control System o teoría de la puerta cerrada, en ella se explica que la primera modulación del dolor se produce a nivel de la medula, y que mediante un mecanismo neuroquímico  se le impide el paso (se le cierra la puerta)  a la información dolorosa para que no llegue a las áreas cerebrales en dónde el dolor se hace consciente, pues bien, el estimulo de un punto de acupuntura puede intervenir , modulando la información dolorosa, al  potenciar esta acción a nivel de la médula. También se ha demostrado que el estimulo acupuntural  de  una cierta intensidad, aumenta los  niveles  en sangre de una sustancias analgésicas que produce el propio organismo  llamadas endorfinas. Las endorfinas son capaces  de modular el dolor  produciendo efectos analgésicos a nivel del sistema nervioso central.
       Hace unos años  un equipo de 12 investigadores médicos reunidos por el Intituto Nacional de  Salud (NIH), un prestigioso  organismo público radicado en Bethesda (Washington) realizaron  un trabajo en el que se afirma que en algunas enfermedades o manifestaciones  como los dolores de cabeza, el asma, los lumbagos, los trastornos digestivos etc. la acupuntura al liberar sustancias naturales contra el dolor, como las endorfinas, es efectiva de forma indiscutible.
Poco a poco, a fuerza de demostrar su eficacia,  entender algunos de  sus mecanismos de acción,   adaptarla  a nuestras circunstancias e  ir haciéndola comprensible y contemporánea, la acupuntura se ha hecho un hueco terapéutico en nuestra sociedad.
Cada vez son más los médicos especialistas en las diferentes disciplinas médicas, los que  después de valorar convenientemente a sus pacientes, y en relación a las circunstancias de estos , pueden incluir entre sus recomendaciones, la utilización de la acupuntura  o de otra medicina complementaria, como medida paliativa  o curativa dependiendo de las características del proceso.
     El camino lógico, es pues, la integración total  de estas medicinas en  nuestra  sociedad  y en consecuencia su inclusión en el amplio abanico de posibilidades terapéuticas para  tener, de esta manera,  la posibilidad de poder indicar,  en todo momento,  la mejor opción para cada caso y para  cada paciente.

Pere A.  Marco Aznar
Llicenciat en Medicina i Cirurgia
Màster en Acupuntura

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.