Las cervicalgias, unas disfunciones donde los fisioterapeutas tenemos mucho que hacer

Las dolencias cervicales son una disfunción de alta prevalencia en la población occidental. Una reciente investigación realizada por la universidad Rey Juan Carlos de Madrid constata que en España el 2009 la prevalencia del dolor cervical en un año fue de 5.2% y de un 10.6% con dolor lumbar asociado. Esta prevalencia aumentaba con la edad y el hecho de no practicar deporte o de ser obeso se  asoció a unos mayores índices de dolor cervical y lumbar (1). Así pues, nuevamente, la obesidad y el sedentarismo son factores asociados a una menor calidad de vida, en este caso por el hecho de guardar una mayor relación con las dolencias cervicales y lumbares. El papel del fisioterapeuta en la resolución de las frecuentes cervicalgias juega un papel imprescindible. La inestimable función de promoción de hábitos saludables y de actividad física para revertir la obesidad y sedentarismo, las múltiples técnicas de terapia manual de que dispone, la prescripción de ejercicios específicos y la nada desestimable pedagogía que el fisioterapeuta ofrece en las cervicalgias, dan a este profesional una responsabilidad importante en las cifras anteriormente citadas.

Un referente en el abordaje integral de esta disfunción es la Dra Gwendolen Jull, de la Universidad de Queensland y directora de la NHMRC “Centre of Clinical Reasearch Excellence in Spinal Pain”. El pasado mes de mayo estuvo en Valencia y algunos de nosotros tuvimos la suerte de participar en el curso de cuatro días que organizó la Universidad de Valencia (ADEIT). Ella nos ofreció 4 días de su experiencia clínica e investigadora en el manejo de las dolencias cervicales idiopáticas, los latigazos cervicales y las cefaleas cervicogénicas.  Aunque ya conocía su valoración clínica y su abordaje terapéutico los 4 días dieron mucho de sí aportando evidencias claras sobre el comportamiento neuromuscular cervical, las disfunciones asociadas a las dolencias de esta zona, y cómo un trabajo analítico, sin dejar de lado los factores psicosociales, pueden revertir los síntomas, las disfunciones y la discapacidad de un dolor cervical.

En la columna cervical, al igual que en el resto del cuerpo, existe una especialización muscular. Los músculos largo del cuello, largo de la cabeza, recto posterior mayor y menor de la cabeza, oblicuo inferior y superior, semiespinoso y multífidus forman parte del plano profundo de la zona cervical con un rol importante en el control del movimiento segmentario y de soporte de la curvatura cervical.

Diferentes estudios han mostrado alteraciones en el sistema neuromuscular asociadas a los dolores cervicales tanto a lo que respecta a las propiedades musculares (infiltraciones grasas, atrofia muscular…) como en las estrategias de control motor (retrasos en la activación muscular, reducción de la activación de la musculatura cervical profunda…). Igualmente, estudios recientes muestran la posibilidad de revertir estas disfunciones, con una mejora del dolor y la discapacidad de la persona afectada con dolor crónico cervical(2).

Una valoración exhaustiva con la detección de disfunciones a diferentes niveles puede darnos la información suficiente para el diseño de un tratamiento de fisioterapia eficaz y de calidad. Esta valoración debe abarcar desde los más selectivo a lo más global: valoración de las disfunciones articulares y musculares analíticas regionales, alteraciones o comportamientos de los segmentos directamente relacionados (cintura escapular, columna dorsal y lumbar), análisis del comportamiento motor del individuo en sus actividades diarias, valoración de las implicaciones que las dolencias/disfunciones tienen en la vida diaria del individuo y, finalmente, valoración de los factores psicosociales conocidos como yellow flags.

Así pues la Dra Jull nos ofreció la posibilidad de constatar que desde la fisioterapia, con un razonamiento clínico preciso, con abordajes de valoración y tratamiento basados en la evidencia, tenemos un gran potencial en la resolución o mejora de esta dolencia cervical que tanta prevalencia muestra en la población occidental.

Júlia Jubany Güell
Profesora Estudios de Fisioterapia EUCS Manresa

Referencias:

1. Fernández-de-Las-Peñas C, Alonso-Blanco C, Hernández-Barrera V, Palacios-Ceña D, Jiménez-García R, Carrasco-Garrido P. Has the prevalence of neck pain and low back pain changed over the last 5 years? A population-based national study in Spain. Spine J. 2013

2. Jull G, Sterling M, Falla D, Treleaven J, S. OL. Latigazo cervical, cefalea y dolor en el cuello: Elsevier; 2009.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.