El Big data en salud es como el sexo en la adolescencia

Autores como Dan Ariely, Gerd Leonhard, Miguel Zapata Ros y Javi Padilla han dado su visión sobre el término tecnológico de actualidad, el Big Data:  “El Big data es como el sexo en la adolescencia: todo el mundo habla de ello, nadie sabe realmente cómo hacerlo, todos piensan que los demás lo están haciendo, así que todos dicen que también lo hacen” . Esta cita es extrapolable si queremos empezar a hablar del uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el sector salud: todos los centros sanitarios utilizan las TIC, muchos no saben que implica utilizarlas, pero no lo quiere decir porque todo el mundo habla de sus ventajas.

En poco más de diez años, las TIC han evolucionado vertiginosamente: registrar, acceder, compartir y analizar datos parece que ya no es una problemática, las “máquinas” son suficientemente avanzadas y permiten realizarlo rápida, sencilla y eficazmente. Un claro ejemplo de este rápido cambio tecnológico lo podemos ver plasmado en el artículo y video publicado por Microsoft ™ en el 2007. Microsoft ™ nos mostraba cuál sería su visión de futuro en salud. Once años mas tarde, muchas de esas “predicciones” forman ya parte de nuestro entorno profesional: podemos acceder a las historias clínicas de una forma sencilla, rápida, en tiempo real y remotamente, podemos monitorizar a los pacientes desde cualquier parte, podemos analizar e interpretar grandes cantidades de datos, podemos interactuar con usuarios y/o profesionales a distancia, etc.; una realidad tecnológica que nos debería hacer plantear qué está sucediendo a alrededor de la sanidad. ¿Cuál es el papel que debería tener las TIC en sanidad? ¿Realmente utilizamos las TIC en salud? ¿Los centros de salud y sus profesionales son conscientes de la potencialidad de las TIC? ¿Qué puede aportar el uso de las TIC a enfermería?

¿Cuál es el papel que debería tener las TIC en sanidad? El uso de las TICs no se puede basar sólo en su simple uso. Las TIC han de tener el objetivo de dar un valor añadido a nuestro trabajo diario. Su utilización no debe ser por moda, sino que ha de estar enfocado para una mejora del sistema, de los cuidados, del diagnóstico, de la planificación etc. ha de ser un complemento a nuestra profesión, ha de ser un medio para conseguir una mejora continua.

¿Realmente utilizamos las TIC en salud?  Sí, pero en muchos casos no llegamos a ser conscientes qué supone su uso real y las ventajas que nos puede llegar a ofrecer.

¿Los centros de salud y sus profesionales son conscientes de la potencialidad de las TIC? No, en muchos casos y hablando de forma generalizada, las TIC vienen definidas por modas. El 90% de los centros de salud en estos últimos 10 años han instalado sistemas de historia clínica electrónica y al día de hoy, están infravalorados e infrautilizados. Se instalaron porque fue una “moda” ofrecida detrás de una buena marca de empresa.

¿Qué puede aportar el uso de las TIC a enfermería? Una ayuda inimaginable para la obtención de datos, predicciones, soporte a la toma de decisiones, comunicación con otros profesionales, instituciones y usuarios de los sistemas de salud o incluso ayudar en la formulación de diagnósticos. Nos puede ofrecer cualquier tipo de ayuda si somos capaces de orientar la tecnología al lugar que deseamos.

Las TIC siguen estando “de moda” y no debemos dejar de utilizarlas, pero sí deberíamos cambiar su forma de entenderlas. Se debería dar un giro de 360°. Actualmente se obtienen millones de datos de los usuarios del sistema de salud, una gran cantidad de información inimaginable y si preguntamos a las organizaciones “¿Ahora qué?”  en la mayoría de los casos no hay respuesta o no se imaginan cuál debería ser el siguiente paso para continuar con el proceso de implantación tecnológica en sus centros. Se han invertido millones euros en dispositivos para la obtención de datos (monitorización remota de pacientes, wearables…), almacenamiento (historia clínica electrónica…) y procesamientos de datos (business intelligence…) pero no hay una visión de ir mas allá de lo actual, estamos en el mismo punto que el Big data. Todos la queremos utilizar, todos decimos que la utilizamos y realmente nadie la aplica. El concepto del uso de las TIC en salud ha de cambiar, no ha de ser visto una moda o una tendencia que marque el rumbo de las inversiones, sino que se ha de entenderse como una ayuda a nuestro trabajo diario, un complemente que nos facilite la vida.

Nos queda mucho camino por recorrer y llegar a entender el potencial real que las TIC dentro del mundo sanitario, por ello, el cambio ha de empezar a realizarse desde el inicio de los estudios de enfermería, desde las universidades, para llegar a los centros trabajo. Dentro del colectivo enfermero aun no hay conciencia de que es “eso de las TIC”, y enfermería está sumamente capacitada para poder ofrecer cuidados, para la gestión, liderar equipos, etc.; es una profesión muy polifacética y con muchos recursos, es el Macgyver de los centros de salud, pero nos quedamos cojos con utilizar e innovar en tecnología, nos queda mucho camino, pero por la tipología de sus profesionales, estamos sumamente capacitados para realizarlo. Sólo se necesita empezar a marcar las estrategias necesarias para iniciarlo.

Daniel Garcia, profesor del Grado en Enfermería de la Facultat de Ciencias de la Salud del campus Manresa de la UVic-UCC

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.