Utilización de polipropileno (2)

Metodología de trabajo.

Corte de material- A partir del patrón que se ha confeccionado previamente, se procede a cortar el material, siendo aconsejable contar con una sierra de calar eléctrica y hoja de dientes grandes. Así evitaremos que a la vez que cortamos el polipropileno, éste vuelva a soldarse por la reacción calorífica que produce el corte del material con la sierra eléctrica.

Calentamiento- Es indiferente al sistema de horno que se utilize. Sin embargo es importante que el calentamiento se realice de forma uniforme. Durante el proceso de calentamiento veremos cómo va cambiando el color, quedando unas lagunas del color original que irán desapareciendo poco a poco, hasta obtener un color translucido uniforme.

Moldeado- El uso de la máquina de vacio resulta imprescindible. Para evitar las irregularidades del molde, utilizaremos a modo de talla, tejido de fibra de vidrio o cualquier otro material al que no se adhiera el polipropileno.

Podemos contemplar varios supuestos:

1- Soporte retrocapital: Únicamente debemos preocuparnos de que la lámina de polipropileno quede bien centrada sobre el molde.

2- Si va a ser un soporte de polipropileno sobrepasando o no las cabezas metatarsales con prolongación, colocaremos primero la lámina del polipropileno sobre la talla y a continuación levantaremos la parte del mismo, aplicando el alargo de forma que su inicio quede entre 1 y 2 cm por detrás de la zona de las cabezas metatarsales.
Previamente la pieza que será el alargo, la habremos pulido en forma de cuña por la parte que va a ser proximal y plantar. Este procedimiento servirá para soportes polipropileno con prolongación hasta el inicio de los dedos, y también hasta el fin de dedos, o sea entera. Si queremos que el soporte tenga un acabado con forro fino ( piel o foam 1-2 mm) lo encolaremos una vez frio.

3- Soporte con base de polipropileno sobrepasando o no las cabezas metatarsales pero con forro de 3 a 6 mm. Aplicaremos el foam sobre el molde a la espera de que el polipropileno esté a la temperatura de moldeo. Llegado a este punto, lo pondremos sobre el foam procurando que su colocación y orientación sea correcta. Aplicamos el vacum. Cuando cerremos el vacum es muy importante acompañar la forma del molde con la mano, para evitar la formación de bolsas de aire entre el polipropileno y el foam. Debemos dejarlo enfriar bien en el interior del vacum, así evitaremos retracciones en el foam durante el tiempo del enfriamiento.

4- Si creemos necesario reforzar el polipropileno buscando más estabilidad, lo podemos hacer de dos formas:

  1.  Podemos reforzar / estabilizar (por ejemplo un ALI) añadiendo un elemento prediseñado en forma de cuña con el material que deseemos: cornylon, eva forte, resinas de poliéster, etc… Una vez moldeado el soporte, adheriremos la pieza prediseñada con cola. Si calentamos el elemento a añadir, se adaptará con mayor facilidad.
  2. Si el elemento estabilizador 1 refuerzo, lo queremos más consistente, lo podemos elaborar del mismo polipropileno. Para ello diseñaremos y cortaremos la pieza en cuestión y la pondremos a calentar sobre el patrón principal que vaya a ser de polipropileno, adaptándolo todo a la vez.
    Debemos tener la precaución de que el suplemento quede en la parte externa del soporte. Si queremos un soporte retro capital, podemos entregarlo tal cual sin prolongación ni forro.
    Ventajas: Se puede lavar perfectamente, tendrá menor volumen y representará menos trabajo de manipulación para nosotros. Si preferimos forrar ese mismo soporte, podemos hacerlo con cualquier eva o similar en 2 mm perforado o no. También podemos forrarlo con piel. En cualquier caso dejaremos que la longitud del forro sobrepase entre 0,5 y 1 cm la parte distal del polipropileno.

Pascual Vázquez Martínez
Jordi Fluvià Creus
Podólogos del ICEMEQ. Hospital Clínic de Barcelona

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.