Signos y símptomas de la estabilidad lumbar funcional

Dentro del amplio cajón de sastre de las lumbalgias crónicas inespecíficas, las personas diagnosticadas de inestabilidad lumbar se muestran como un subgrupo diferenciado.



La importancia de esta subclasificación radica en que se ha evidenciado una respuesta más favorable a ciertos tratamientos por parte de este subgrupo. Concretamente los programas de estabilización lumbar, o también llamados programas de control motor dirigido a la columna lumbar, han mostrado mayor efectividad en el subgrupo de personas diagnosticadas con inestabilidad lumbar respecto a otros subgrupos o al macro colectivo de personas afectadas de lumbalgia crónica inespecífica (1,2).

A pesar de la evidencia descrita anteriormente, hay cierto grado de imprecisión a tener en cuenta y que creo que vale la pena que mencionamos a continuación. En primer lugar, cabe destacar que las inestabilidades lumbares pueden ser entendidas sólo como inestabilidades estructurales o como inestabilidades funcionales. Las primeras hacen referencia a las inestabilidades objetivables mediante diagnóstico por la imagen (rayos X) detectando una hipermovilidad durante una flexión-extensión máxima (test de flexo-extensión)(3). Las segundas son entendidas a un nivel más funcional y éstas pueden ser presentadas sin ningún hallazgo radiográfica y definidas como una disminución significante en la capacidad del sistema de estabilización espinal para mantener la zona neutra intervertebral en los límites fisiológicos sin disfunciones neurológicas, sin deformidades estructurales mayores ni dolor incapacitante (4). En segundo lugar, por más que haya un gran número de tests y signos clínicos destinados a determinar esta subclasificación (inestabilidades lumbares), su validez se mantiene controvertida debido a la ausencia de un criterio estandarizado (5). Si bien en muchas ocasiones el uso del test de flexo-extensión bajo control radiográfico ha sido utilizado como gold standard para comprobar la fiabilidad de muchos tests y signos clínicos, se convierte en una metodología con cierto sesgo ya que no representa a las inestabilidades fundacionales. Además, cabe destacar que, los estudios que obviando este sesgo han evaluado el grado de fiabilidad de diferentes tests ortopédicos a partir del test de flexión-extensión bajo control radiográfico como gold standard, no han obtenido por los diferentes tests ortopédicos estudiados una fiabilidad alta en la gran mayoría de ellos (6). Ver tambén el post del bloc.

Debido a esta falta de consenso a nivel de evidencia de qué tests o signos clínicos pueden llevar al diagnóstico de inestabilidad funcional os quería presentar en este bloque de fisioterapia de la UManresa el resultado de un artículo que leí hace unos meses del doctor Chad Cook (7). Aunque no es de ultimísima actualidad (el artículo data del 2006) si que creo que su aportación es a día de hoy todavía muy relevante. En este artículo, a partir de un estudio Delphi hecho a fisioterapeutas expertos en el campo de las inestabilidades funcionales lumbares, se estableció un consenso respecto a los signos y síntomas subjetivos y objetivos relacionados con la inestabilidad funcional de la columna lumbar. El conocimiento de este acuerdo entre expertos puede ayudarnos seguro en el diagnóstico de aquellos pacientes con inestabilidad funcional buscando siempre un diagnóstico en fisioterapia lo más cuidadoso posible consiguiendo de este modo una mayor efectividad en el tratamiento propuesto.

Júlia Jubany, professora del grado en Fisioteràpia de la Facultad de Ciencias de la Salud del Campus Manresa de la UVic-UCC

BIBLIOGRAFIA

  1. Javadian Y, Behtash H, Akbari M, Taghipour-Darzi M, Zekavat H. The effects of stabilizing exercises on pain and disability of patients with lumbar segmental instability. J Back Musculoskelet Rehabil. 2012;25(3):149–55.
  2. Hicks GE, Fritz JM, Delitto A MS. Preliminary development of a clinical prediction rule for determining which patients with low back pain will respond to a stabilization exercise program. Arch Phys Med Rehabil. 2005;86(9):1753–62.
  3. Knutsson F. The instability associated with disk degeneration in the lumbar spine. Acta Rediol. 1944;25:593–609.
  4. Panjabi MM. The stabilizing system of the spine. Part II. Neutral zone and instability hypothesis. J Spinal Disord. 1992;5(4):390–7.
  5. Demoulin C, Distrée V, Tomasella M, Crielaard J, Vanderthommen M. Lumbar functional instability : a critical appraisal of the literature. Ann Réadaptation Médecine Phys. 2007;50(8):677–84.
  6. Alqarni AM, Schneiders AG, Hendrick PA. Clinical tests to diagnose lumbar segmental instability: a systematic review. J Orthop Sport Phys Ther. 2011;41(3):130–40.
  7. Cook C, Brismée JM, Sizer PSJ. Subjective and objective descriptors of clinical lumbar spine instability: a Delphi study. Man Ther. 2006;11(1):11–21.